Home / Hardware / Almacenamiento / [Guía] Cinco formas de aprovechar al máximo tu espacio en disco

[Guía] Cinco formas de aprovechar al máximo tu espacio en disco

Las recientes inundaciones en Tailandia han afectado a muchos fabricantes de discos duros, subiendo los precios entre un 50 y 100 por ciento.
Como el pronóstico sobre cuánto durará la escasez sigue incierto, puedes posponer cualquier compra de almacenamiento extra y probar alguno de estos métodos para expandirte con lo que ya tienes.

1. Usa un administrador de almacenamiento

Los programas de administración de almacenamiento (storage managers, para los buscadores) se pueden encontrar en una variedad de rangos de precio, desde gratuitos y open-source hasta sistemas caros de nivel empresarial que monitorean continuamente el almacenamiento y optimizan el uso de nuestras unidades. Por supuesto, siempre puedes sólo buscar los archivos más pesados, MP3, JPEGs o PST, en tu sistema de forma manual. La idea general es identificar posibles archivos que ya no son necesarios o que se podrían acomodar en otra unidad, como un disco duro local en la PC, que suelen tener mucho espacio sin aprovechar.

No hay que gastarse demasiado en este punto, y siempre puedes implementar políticas de almacenamiento de archivos personales para asegurarte de que nadie en tu red esté acaparando espacio valioso para tu empresa o casa.

2. Quita duplicados y comprime

Una vez que hayas purgado los archivos pesados, puedes utilizar herramientas de eliminación de duplicados o compresión para permitirte más capacidad para datos. Un programa de elminiación de duplicados o de-duplicación revisará el sistema de almacenamiento, buscará las repeticiones, y se deshará de las copias extra de tus archivos, dejando un acceso en su posición original que lleve a los usuarios a la copia definitiva (y la única, a estas alturas del proceso).

La compresión, en cambio, reducirá la cantidad de espacio que ocupen tus archivos. Funcionará mejor en archivos de texto o generados por procesadores de texto, y con menor efectividad en videos o música, dado que vienen en formatos que ya están comprimidos de antemano.

3. Crea espacio de equipos en desuso

Otra alternativa es usar software barato o gratuito, como un sistema operativo Linux, para rehabilitar un equipo viejo como servidor de almacenamiento. Si tienes uno o más sistemas viejos acumulando polvo, puedes ponerlos en marcha con facilidad, o retirar discos de sistemas viejos, generalmente con menos capacidad que los actuales, y trasplantarlos a otros servidores.

Una vez que tus sistemas están en marcha, puedes usarlos para guardar cualquier clase de archivo, aunque tal vez prefieras usarlos como repositorios secundarios, y mantener las unidades más actualizadas y de mejor desempeño para ejecutar las aplicaciones más importantes como correos electrónicos, bases de datos, colaboración o carpetas de inicio.

4. Lleva todo al almacenamiento secundario

Muchas organizaciones tienen equipos de almacenamiento de alto desempeño, como sistemas de canal de fibras o iSCSI RAID para las aplicaciones importantes. Pero a menudo la misma unidad de almacenamiento termina siendo usada para aplicaciones que no necesitan tanto poder.

Puedes usar aplicaciones de administración de almacenamiento, o tus propios métodos manuales, para acomodar esta data. Pero trasladar los datos usados con menor frecuencia a un disco secundario siempre te servirá para liberar mucho espacio en un equipo más caro. El software de administración de almacenamiento te permitirá a menudo crear varios niveles, incluyendo los datos de mayor desempeño, sistemas secundarios, y almacenamiento externo como discos ópticos o cintas.

5. Cuenta con la nube

Si ya agotaste todas tus opciones y sigues quedándote sin espacio en tus equipos actuales, piensa en guardar archivos en la nube. Puedes mover datos de forma temporal o permanente al espacio que te da el proveedor de servicio cloud sin necesidad de comprar unidades de disco nuevas.

La gran ventaja aquí es que el almacenamiento en la nube, pasando un límite, se paga a medida que se va usando. La desventaja es que no tienes control sobre ese repositorio. Así que, dependiendo de qué tan crítica es la data que manejas, podrías preferir tomar medidas de prevención: Respalda tu información múltiples veces, cifrar los datos a la subida y en el mismo espacio en línea, por ejemplo.

Ya sea que busques contrarrestar los efectos de las inundaciones en el sudeste asiático, o que las cantidades crecientes de datos que genera tu red te estén dando migrañas, hay alternativas a la compra de nuevas unidades de disco.

Muchos nuevos sistemas de almacenamiento (EMC, NetApp, HP, Compellent, etc.) ofrecen las características mencionadas, como administración de espacio, compresión, de-duplicación, niveles de almacenamiento y migración de datos. Pero también puedes lograr los mismos resultados sin comprar sistemas nuevos usando software especializado de cualquier rango de precios, o moviendo los archivos de forma manual.

PCWorld – 23/11/2011

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Connect with Facebook

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top